lunes, 28 de agosto de 2017

YA NO SE PUEDE VENDER COMO ANTES

En plena Revolución Industrial (la 3era) el mundo ha cambiado en mucho y en poco a la vez. Es una situación generalizada que impacta en distintas áreas de la vida. Pero hablando de marketing, es importante ver como se han roto los paradigmas en la relación cliente-producto. Los nuevos hábitos de comportamiento arrastrados por el uso de los gadgets e internet nos llevan a replantear las estrategias: YA NO SE PUEDE VENDER COMO ANTES. No se puede vender esperando que el cliente vea lo lindo que es nuestro producto o invertir millones esperando ventas al por mayor en medios tradicionales (btl, radio, tv e impresos).
"El marketing, ni el diseño son lo que eran antes. Nada es igual."

Crece la venta en línea como crece el uso de apps. También el 80% de acceso a internet es por vía móvil y no por PC. Las personas; además, ya dejaron de ir a comprar al tendero o al mercado y se van a tiendas en centros comerciales. Muchos solo van a la plaza y éstas se diseñan con múltiples comercios alrededor de un supermercado. Mucho, muy importante es mencionar que la segmentación de anuncios ya no sólo se hacen por datos geográficos, edad o ingresos, ahora es por intereses y comportamiento: el factor estilo de vida es más relevante.

El diseño y el marketing siempre requerirá de un ojo experto pero lo que si queda claro es que también se ha sistematizado y abaratado el trabajo. ¿Entonces qué hacer? La respuesta para este servidor, está en algo que no es técnico o de proceso y algo que no ha cambiado. Para vender bien y mejor hay que generar confianza. La confianza es la madre de todo negocio. Por desconfianza no se compra, por desconfianza no se cierran tratos, por desconfianza se caen los mercados bursátiles, por desconfianza derivada de la inseguridad se muere el comercio de una región o país.

Hagamos las cosas bien y actuando con claridad y honestidad. Eso, mi querido amigo(a) compensará y dará mejores frutos que sólo fijarse en los números y procesos. Simplifiquemos, quitemos los sobreprocesos y tengamos criterio a la hora de trabajar.

Google+ Followers